La Forma Ígnea
2020, Photography


En una época dónde parece que el ecosistema se revela en contra del estilo de vida de la humanidad basado en la explotación de los recursos naturales, resulta necesario analizar aquellos factores biológicos y químicos que trasformaron la materia de origen volcánico y mineral, determinando la identidad creadora y destructora del ser humano.

La memoria del cuerpo nos remite a una unión con la Naturaleza incomodada y agrietada como las fallas en la piedra. La fragmentación, como parte esencial del ciclo litológico, es representada mediante una división cromática que transita entre dos realidades atravesadas por una figura de carbón y mineral, componentes básicos de la propia génesis del ser humano y que suspendida en un tiempo y espacio abstracto, recorre los dos extremos de la vida y la muerte -de lo físico y lo místico y de la belleza y el horror-, convirtiendo estas dualidades en aspectos indivisibles que forman un todo indisoluble.



© 2021 Elba Haxel